jueves, 28 de junio de 2007

Ajedrez

Por Gabriel Implagione

He sido un pésimo estratega
movimientos torpes
con vencido caballo desbocado
y tres peones alzando picas
blasfemias en mi contra.
Nunca supe
darle buen destino a los alfiles
las torres llenaron de escombros
mis ángulos extraviados.
He perdido la dama
sin mover una pieza
y el rey es apenas títere grotesco
de mis deshoras.
El caballo sobreviviente
galopa la triste cuartilla
de un destierro inútil.

1 comentario:

diana poblet dijo...

Tu logrado poema llega como un jaque cuando uno no lo espera y sólo continuaba la partida mirando de lejos. Entonces ocurre tu poema y ese perder la dama sin mover piezas, y ese rey tembleque, y ese rescatar al caballo como figura casi sublime.
Por si no lo dije, es muy bello.
Abrazo y jaque lord Gabriel.
d.