miércoles, 27 de junio de 2007

Mi Señora

Por Tomás Ros

Desde mi perspectiva se te distingue monumental,
perennemente soberbia y con la mirada hacia el frente.
Jamás manifiestas si temes,
igual que todos nosotros,
la muerte o la derrota.
Yo sé, aunque tu no la desveles.
tu pesar hacia nuestra fatalidad.
Sé que con tus movimientos letales,
si bien a mi sentir sensuales.
Urdirás lo inconcebible por evitar nuestro peor futuro.
Muchos se preguntan por que batanamos tan radiantes,
si probablemente caeremos ios primeros,
Lo preguntan por ignorancia.
No conocen que nuestra recompensa si resistimos,
y logramos alcanzar nuestro destino,
es extraordinaria.

No hay comentarios: